Propuesta interesante a la par que amena de conocer la historia de Melilla a través de un recorrido por los dos primeros recintos fortificados de la mano de varios personajes. Ataviados con ropajes de época explican a los participantes pasajes del día a día de la ciudad desde la llegada de Pedro de Estopiñán en 1497.

Menú