Conociendo nuestro patrimonio Antiguo Mercado Central (II)

En El Telegrama del Rif de 9 de junio de 1925 aparecían en la primera página unas líneas dedicadas a este nuevo mercado del Polígono:

“Los populosos barrios del Polígono, General Jordana, Príncipe de Asturias, Batería J y Cabrerizas Altas, se surtían de víveres en un mercado provisional […] la Junta de Arbitrios sacaba interés usurario.

Más de una vez, clamamos porque desapareciera aquel foco infeccioso, y recordamos una exacta pintura de lo que podía calificarse de zoco moruno, hecha al describir el primero de los indicados barrios en 1917.

La corporación municipal acordó construir otro moderno y, al efecto, se redactó el proyecto que ha sufrido modificaciones según los diversos criterios imperantes, hasta cristalizar en el concluido estos días que pronto habrá de inaugurarse.

Es sin duda, el mejor mercado, que cuenta la ciudad y cumple las exigencias de los servicios modernos.

Consta de tres espaciosas naves, bien acondicionadas. La techumbre de cerchas, sirve de apoyo a planchas de palastro galvanizadas y onduladas, de un milímetro de espesor, alquitranadas por la parte exterior y pintadas al minion y aceite al interior.

La nave central, de cuarenta y cinco metros de largo y diecisiete de ancho, se dedica a la venta de comestibles, frutas, hortalizas, huevos y otros artículos. Las paredes van estucadas y con pintura blanca lavable en la parte no revestida de azulejos, lo mismo que la fachada.

Dispone de cuarenta puestos cubiertos, de cierre metálico y ciento treinta y seis cubiertos, para vendedores ambulantes.

Las puertas de acceso, son tres; la principal da vista a la calle del General Margallo. Todas se hallan dotadas de puertas giratorias de cristales y las ventanas de telas metálicas; así habrá de conseguirse que los alimentos se conserven en las debidas condiciones higiénicas.

Las otras dos naves, tienen veinte metros de largo, por nueve de ancho, y se destinan a carnecería y pescadería, con puertas al exterior y a la nave principal.

La carnecería dispone de veintitrés puestos, revestidas las paredes de blancos azulejos y dotadas de puertas metálicas, especiales para la ventilación.

La pescadería tiene mayor número de puestos, treinta y nueve, de menores dimensiones, con mostradores de piedra artificial.

Hay varias fuentes en el interior para todos los servicios. En suma, se han tenido en cuenta los preceptos higiénicos y la smodernas necesidades de los mercados. El proyecto es del Ingeniero municipal señor Palanca.

En estudio está el gran mercado central, que alejará del Mantelete- llamado a un gran porvenir- el que se construyera en tiempo del general Alcántara y el provisional de la esplanada inmediata al cuartel de Caballería.

Cuando se lleve a la práctica, podrá decir nuestra ciudad que en éste orden de cosas, satisface a los más exigentes.”

En noviembre de este año se reunía la sección segunda de la Junta de Arbitrios bajo la presidencia del coronel Sanz Pelayo y con la asistencia de los vocales, señores coronel Coll, Linares, Bernardi y Bayona. En sendas reuniones adjudicaron los puestos de venta de comestibles y los de la expedición de pescado y carne.

En la edifición de este diario local de 16 de enero de 1926 se daba cuenta de su inauguración:

“Ayer mañana, según se había anunciado, tuvo lugar oficialmente la inauguración del hermoso mercado construído en el barrio del Polígono, que ha venido a sustituir al que antiguamente existía en dicho lugar, por cuya desaparición abogamos repetidamente ya que constituía un verdadero foco infeccioso, pues más que mercado semejaba un zoco moruno.

El nuevo mercado, sin duda alguna el mejor con que cuenta la ciudad, cumple las exigencias de las modernas necesidades en las obras de esta clase, en la cual se han tenido en cuenta todos los preceptos higiénicos…”

A continuación se realizaba una descripción igual a la publicada en el mes de junio de 1925. Prosigue el texto:

 

“Hay locales, destinados al inspector de mercados, conserje, servicio de repeso y otros destinados a almacenes.

El nuevo mercado que habrá de proporcionar un importante ingreso de la Junta de Arbitrios, es de gran porvenir, pues a él acuden los vecinos de diversos barrios.

El proyecto ha sido confeccionado por el Ingeniero de la Corporación Municipal señor Palanca, habiendo estado a sus órdenes durante la realización de los trabajos el sobrestante señor Lacaci.

El acto de la inauguración se verificó a las ocho de la mañana a partir de cuya hora las diferentes naves se vieron invandidas por enorme gentío, hasta el extremo de resultar insuficiente el amplio local.

La animación se prolongó hasta mediodía, haciendo crecidas ventas las comerciantes e industriales allí establecidos.

Todos los puestos de pescadería, carnecería y ambulantes, funcionaron desde el primer momento; pero no así los destinados a comestibles, por no haberle sido posible a algunos concesionarios, trasladar las mercancías desde la plaza de Martínez Campos, donde provisionalmente se había instalado el mercado.

Con arreglo a lo dispuesto por la Sección segunda de la Corporación Municipal, que entiende en lo referente a mercados, los concesionarios de los diversos puestos, como así mismo la dependencia de sus servicios, vestián blusones claros.

Desde primera hora de la mañana, se hallaban en el mercado esperando la llegada de las autoridades,el presidente de la referida sección, coronel Sanz Pelayo, vocal inspector del servicio de mercados señor Bernardi y sub jefe de mercados señor Santapau.

Prestan servicio en este nuevo edificio público, un conserje, dos pesadores y vigilantes diurnos y nocturnos.

A las once de la mañana hicieron acto de presencia en el nuevo mercado el Comandante General señor Castro Girona, General Presidente de la Junta de Arbitrios, señor García Aldave, sus respectivos ayudantes y casi todos los vocales civiles y militares de la Corporación Municipal.

SS.EE. recorrieron los diversos locales, teniendo el General Castro Girona frases de cordial felicitación para el general García Aldave y para la Junta de Arbitrios, que de tan excelente mejora ha dotado a la ciudad.

Los señores Sanz Pelayo y Bernardi, acompañaron a los Generales Castro Girona y García Aldave y a sus compañeros de la Corporación Municipal, informándoles del funcionamiento de los distintos servicios.

Termianda la visita al mercado SS.EE. y los vocales de la Junta se trasladaron a la Cámara frigorífica que, como es sabido, se halla a punto de ser terminada, cerca del nuevo edificio.

En primer término se halla el depósito destinado a máquinas, que serán montadas dentro, de breve plazo, y a continuación dos naves destinadas a la conservación del pescado; otra para conservación de huevos y otra para la de quesos y mantecas.

Según es sabido, tanto el techo como las paredes y el suelo se hallan construídos a base de tres capas de corcho, de nueve centímetros de espesor cada una, o sea un total de 27 centímetros de aislamiento.

Los departamentos cuentan con desagües y entradas espaciosas, éstas a fin de facilitar el transporte de las mercancías.

La parte superior cuenta con cuatro dependencias destinadas a almacenes.

El General Castro Girona felicitó nuevamente al General García Aldave y a la Corporación Municipal, haciéndolo todos al ingeniero señor Palanca, autor de ambos proyectos.”

Una vez fue inaugurado el mercado central de la calle García Cabrelles, este edificio cerró definitivamente.

En 2019 volvía a reabrir sus puertas tras la rehabilitación efectuada por Ángel Verdasco Arquitectos. En www.promateriales.com encontramos un artículo en el que se describen las últimas obras realizadas en este emblemático edificio:

“El Antiguo Mercado Central, está situado en el popular barrio del Polígono, utilizándose hasta el año 2003, cuando se trasladó su actividad a un nuevo edificio construido en un área próxima. En ese momento, el viejo mercado cerró y quedó en estado de total abandono.

Posteriormente, en 2008 la Ciudad de Melilla lo cedió al Estado, el cual convocó un concurso de arquitectura nacional cuyo principal objetivo consistía en desarrollar una propuesta para adecuarlo y trasladar allí tres centros educativos de la ciudad que necesitaban más espacio: el Conservatorio Profesional de Música, la Escuela oficial de idiomas y el Centro de Educación de Adultos. Y, en consecuencia, realizar el equipamiento educativo más importante de la ciudad.

El Antiguo Mercado (Ingeniero Jorge Palanca, 1923-26) constaba de tres naves rectangulares de dos alturas y distinto tamaño para Frutas y Verduras, Carne y Pescados y tenía una superficie de 1.940 m2.

Disponía de tres accesos con cubiertas de chapa metálica abovedada, carpinterias de madera con celosías y cerrajerías de elaborado diseño. Y se sitúa en un solar que es bisagra entre el ensanche cristiano, el antiguo barrio judía y el barrio árabe. Un entorno conflictivo y cada vez más radical y excluyente.

Estas tres naves existentes se dotan de tres usos nuevos: el Conservatorio Profesional de Música, la Escuela de Adultos y la Escuela Oficial de Idiomas.

Además, se debía tener en cuenta que Melilla, es una ciudad donde no queda espacio para construir, por lo que el proyecto propuso eliminar las cubiertas preexistentes y extruisonar estos 3 nuevos usos hasta poder completar cada programa.

Dada la historia del mercado, se han matenido los accesos predefinidos, los vestíbulos de gran altura y se han reinterpretado los materiales desde una mirada contemporánea. No obstante, al existir grandes diferencias de cota entre los sectores, se desarrollaron nuevas conexiones que facilitan la accesibilidad a todos.

Así pues, se mantiene el carácter singular del mercado. El nuevo proyecto propone una imagen exterior escalar y abstracta para todo el equipamiento, frente a la diversidad espacial y programática interior.

Con el proyecto se busca densificar la ciudad pero en este caso

[Bibliografía: Antonio Bravo Nieto. La construcción de una ciudad europea en el contexto norteafricano. Ciudad Autónoma de Melilla.1996

Jesús Miguel Sáez Cazorla. El Mercado del Polígono.Estampas Melillenses Blogspost

Angel Verdasco Arquitectos. Reconversión del Antiguo Mercado Central, Melilla.Arquitectura de convivencia.http://www.promateriales.com]

Menú