JUAN ANTONIO DE ESTRADA Y PAREDES UN ESCRITOR MELILLENSE DEL SIGLO XVIII

Juan Antonio de Estrada y Paredes nació en esta Plaza el 24 de enero de 1695 y era hijo de Luis de Estrada y de Andrea de Paredes. La casa familiar estaba ubicada en la calle Iglesia (conocida hoy como Miguel Acosta). Muy cerca del Hospital de San Francisco y la Botica, frente a la Iglesia de la Purísima Concepción

La familia la completaban cuatro hermanos más, Phelipe, Joseph, Catalina y Beatriz. Esta última contrajo matrimonio el 30 de octubre de 1715 con un cántabro, el sargento Felipe Fernández y tuvieron diez hijos: Andrea, Felipe, Manuel Silverio, Magdalena Antonia, Luis Antonio, Vicente José, Ángela Ana, Luisa, Lorenza y Antonia Josefa., algunos de ellos murieron a edades muy tempranas.

Al igual que Cervantes, aunque a edad muy temprana, a los seis años, Juan Antonio de Estrada sufrió cautiverio junto a su abuelo, el que fuera sargento mayor Phelipe Martín de Paredes, en la ciudad de Mequinez. Permanecieron allí durante tres largos años. Tras ser liberados en el camino de vuelta, el abuelo falleció en Ceuta. Este militar había contraído matrimonio con Leonor Díaz.

Regresó a Melilla y se formó para convertirse posteriormente en mayordomo de Artillería, tenedor de bastimentos y materiales y pagador de las gentes de guerra.

La permanencia de los Paredes en esta Plaza se conoce desde tiempo inmemorial. Existe constancia que Miguel de Paredes ya estaba en ella cuando el duque de Medina Sidonia la cedió al rey Felipe I de Austria; éste era su bisabuelo, padre a su vez de Cosme, capitán de caballos y gobernador de la gente de guerra en el campo. Su valentía y el afán por proteger estas murallas le llevaron a perder la vida en el Atalayón el 29 de octubre de 1670. Al parecer aún estando herido de muerte, rodillas en tierra, empuñó dos pistolas y mató a dos de los enemigos que frente a él estaban y que seguro acabarían con su vida.

Cosme de Paredes contrajo matrimonio con Antonia Rodríguez y formaron una familia bastante amplia; entre 1639 y 1669 nacieron once hijos: Phelipe Martín, Miguel, Mª Victoria, Pedro, Juana, Ana, Juana, José, María, Francisca y Pedro.

Phelipe de Paredes estuvo al servicio de la Plaza durante más de sesenta y dos años. Durante este tiempo participó en las obras de fortificación, como por ejemplo los baluartes de San José, San Antonio y Caballero de la Concepción.

Sufrió cautiverio en dos ocasiones en Mequinez: la primera se le rescató a su costa y la segunda obtuvo la libertad por la intervención del monarca Felipe V, gracias a un regalo que había hecho al Rey Muley Ismael por mediación del Cardenal Portocarrero.

Su progenitor, Luis de Estrada sirvió a la monarquía durante cincuenta y un años en la Armada del Mar Océano. También fue hecho prisionero en la pérdida de Larache. Murió de Ayudante Mayor en Melilla. Su abuelo paterno, llamado también Juan, sirvió en el Ejército como Capitán de Infantería.

Se tiene conocimiento que Juan Antonio de Estrada en 1752 ejercía las funciones de veedor en el Peñón de Vélez de la Gomera, la máxima autoridad administrativa, aunque siempre bajo las órdenes del alcaide o gobernador

Su obra más importante puede ser considerada como una enciclopedia histórica de España en la primera mitad del siglo XVIII:

POBLACIÓN GENERAL

DE ESPAÑA,

HISTORIA CHRONOLOGICA,

SUS TROPHEOS,

BLASONES, Y CONQUISTAS HEROYCAS,

DESCRIPCIONES AGRADABLES,

GRANDEZAS NOTABLES,

EXCELENCIAS GLORIOSAS

Y SUCESSOS MEMORABLES,

ISLAS ADJACENTES,

Y PRESIDIOS DE AFRICA

La primera edición publicada en tres volúmenes fue impresa en la Imprenta del Mercurio, en Madrid, que estaba dirigida por Francisco Manuel de Mena. La segunda se realizó en la misma ciudad en 1768 en la imprenta de Andrés Ramírez y se redujo a dos tomos. Estrada la dedicó a la patrona de Melilla, la Virgen de la Victoria:

A LA SERENISIMA MADRE

DEL VERBO ENCARNADO

DIOS Y HOMBRE VERDADERO,

REYNA DE ANGELES Y HOMBRES,

MARIA SANTÍSIMA

SEÑORA NUESTRA,

EN SU BELLA Y MILAGROSA IMAGEN

DE LA VICTORIA

PATRONA DE LA CIUDAD, PLAZA Y PRESIDIO

DE MELILLA

En ella dedicó una parte importante a Melilla, su ciudad natal:

La antigua ciudad, plaza y fortaleza de Melilla está en el Reyno de Fez; fue cabeza de la Provincia de Garet, la qual al Poniente confina con el Riff y el rio Melulo: corriendo este por el Atlante mayor, baxa dentre Tezar y Dubudo, y se incorpora con el rio Mulucan; al Levante con el Reyno de Tremecén y el dicho rio, que divide los términos de las dos Mauritanias: al Cierzo el mar Mediterraneo Iberico; y al Medio-dia una parte de las sierras de los desiertos cerca de Numiia.

Tras situarla geográficamente Estrada se adentraba en una descripción sobre el nombre y sus orígenes:

La que los Africanos llaman Deyrat Milila, y según Ptolemeo se llamó Rusadiro, está á los 34. grados y 45. minutos de latitud, 10. grados y los mismos minutos de longitud. Fue edificada por los mismos naturales de la tierra luego que se empezó a poblar: yace esta en el propio sitio que la antigua, montando Cabo tres forcos, a tres leguas de él, dentro de un seno del Mediterraneo Iberico, tan cerca de España, que de aquí á la costa del Reyno de Granada, dos leguas de Motril, cuentan los marineros 38. leguas, y en dia claro se descubren aquellas playas…

Esta plantificada en sitio llano, á la parte de Poniente del referido seno, cercada de antiguas murallas, con algunos torreones de figura casi circular, descubierta al Medio-dia en equilibrio, casi en amphiteatro, desde el campo por aquella parte se registran algunas calles; estas son llanas, y las casas labradas a la manera de España…”

Pocos datos más se conocen acerca de este personaje tan singular que puede ser considerado como el escritor melillense más importante del siglo XVIII.

Menú