La Fundación Melilla Ciudad Monumental cumple su “mayoría de edad” (2001-2019) (II)

4.-Actuaciones principales de su primera etapa (2001-2003)

La Fundación, nada más iniciar su andadura en otoño de 2001, tiene dos objetivos prioritarios: la conservación del patrimonio melillense ―ante los derribos de significativos edificios modernistas― y dar vida a Melilla la Vieja, si bien, desde principios de enero de 2002, se plantea la inscripción de la ciudad en la Lista de Patrimonio Mundial ―eje principal de sus actuaciones a lo largo de estos años― arrancando con unas jornadas de trabajo sobre las ventajas de obtener este reconocimiento que cuentan con el apoyo incondicional del alcalde de Toledo. En este sentido, a mediados de mayo (2002), el señor Zarza se reúne en Madrid con la presidenta del Comité Nacional Español de ICOMOS para barajar la posibilidad de presentar la candidatura de la ciudad a la UNESCO.

Asimismo, entre otras acciones inmediatas, destaca entrar en la dinámica del “turismo cultural” ―elaboración de una Guía de Patrimonio― y participar con la Viceconsejería de Turismo en FITUR.

Igualmente, en la citada reunión, se acuerda el nombramiento de una Comisión Técnica ―para la promoción y protección del Modernismo melillense― que redacte los Estatutos de una Asociación que se denominará “Amigos de la Fundación”[este es uno de los proyectos que se pretende retomar] y buscará la financiación de otras entidades económicas, que colaboren con el mantenimiento de nuestro Patrimonio Histórico.

A principios de junio del mismo año, se contempla por el gobierno autonómico un “Plan Especial del recinto histórico para la Fundación” que basará su funcionamiento en: mantenimiento ―reparaciones permanentes del recinto― y embellecimiento, aprovechamiento ―instalaciones existentes (Casa del Reloj, Nuevos museos y Casa del Gobernador)― y diversas actuaciones para el desarrollo del Pueblo.

5.- Actuaciones principales de su segunda etapa (2003-2014)

Será en este segundo período que se inicia a partir de los comicios de 2003, con la elección y presentación del nuevo gobierno de la Ciudad Autónoma (19 de junio), cuando su Presidente, de nuevo D. Juan José Imbroda, refiera que la Fundación será una especie de “miniayuntamiento” que atenderá, entre otros, los servicios básicos de Melilla la Vieja (mantenimiento, limpieza, seguridad, usos, etc.).

Ahora bien, el objetivo político, sin embargo, es que la ciudad sea declarada Patrimonio de la Humanidad en estos cuatro años ya que para el máximo mandatario no sólo son destacables los casos de las fortificaciones y ejemplos de inmuebles modernistas, sino también el “mestizaje intercultural” y la convivencia entre religiones.

El plan de choque con la higiene urbana es lo primero, por inmediato, que hay que destacar entre sus primeras actuaciones, así como el adecentamiento de sus callejuelas al transitar por Melilla la Vieja y el embellecimiento-adecentamiento de sus fachadas ―donde se cuenta con la colaboración inestimable de D. José Imbroda y de D. Miguel Gutiérrez―, que va pareja a una política de subvenciones públicas.

Paralelamente, destacamos las obras que se realizan, desde el mes de febrero del mismo año (2003), en las denominadas Cuevas del Conventico ―a cargo del arquitecto Mateo Bazataquí― y cuya planta baja se destinará a “Museo Sacro” bajo la tutela de la Fundación ―concluidas dos años más tarde―.

En el ejercicio económico de 2005, la Fundación emplea en obras de mantenimiento y subvenciones destinadas a Melilla la Vieja alrededor de 210.000 euros ―de un presupuesto total de la Entidad que alcanza los 560.000 euros (idéntico a los dos ejercicios siguientes)―, concretamente, en: Plazas de los Aljibes y de la Parada, Hospital del Rey y Almacén de San Juan.
La Fundación será la encargada, por deseo expreso del Presidente de la Ciudad Autónoma, de encauzar la mayoría de los eventos conmemorativos de la efemérides del Centenario de la llegada de Enrique Nieto a Melilla en 1909.

En esta segunda etapa, la Fundación instaura una serie de actividades, cuyas reiteradas ediciones se deben al éxito alcanzado en cada una de ellas y que responden a sus fines.
Asimismo, la Fundación cuenta con una línea editorial cuyos primeros títulos, en soporte papel, son: la biografía del arquitecto Enrique Nieto (Gallego, 2005)64 ―presentado, entre otros, en Melilla el 30 de marzo del año siguiente―; Obras Completas de Juan Guerrero Zamora, en colaboración con la Consejería de Cultura (2007); Los Alguaciles de Melilla (Villalba, 2008) y, finalmente, Cándido Lobera Girela (S. Gallego y Mª. R. Marqués, 2014).

En CD-ROM, Catálogo de monumentos, placas, conjuntos ornamentales y heráldica de Melilla (Instituto de Cultura Mediterránea, 2009) y, en DVD, Los sonidos de la arquitectura (Gallego, 2012) y el proyecto de un Banco de Memoria “Melilla Viva” que permita recuperar los recuerdos de los melillenses mayores sobre nuestra ciudad o hecho histórico relevante (2013- 2014).
Digno de reseñar, igualmente, es la instauración del “Premio Fundación Melilla Ciudad Monumental”, galardón relacionado con la difusión del patrimonio melillense
Intervenciones notables, entre otras y junto a las ya mencionadas, son: la restauración del acceso al Torreón de las Beatas y el Túnel de la Marina (2012)72, las actuaciones sobre el Hospital del Rey y la Zona de la Boca del León (2014) y las constantes obras de conservación en los paramentos monumentales o la sempiterna rehabilitación de los fachadas del caserío de Melilla la Vieja.
Auspiciado por la Fundación es la instalación en el torreón de las Cabras del “Centro de Interpretación de Melilla la Vieja” (2012) como lugar expositivo ―con últimas tecnologías― que compendia el conjunto de intervenciones patrimoniales realizadas en los recintos amurallados del Pueblo y que nos permite conocer su pasado y su presente heredero del PERI (Plan Especial de Rehabilitación de los Recintos Fortificados de Melilla).

La Fundación colabora, igualmente, con: las Colonias Urbanas de Cáritas y los Campamentos de Verano que promueve la Consejería de Educación)[en la actualidad se siguen haciendo este tipo de actividades]; la Revista Publicaciones de la Universidad de Granada (desde 2012; con el Museo Militar en la “Exposición de Uniformes del Ejército” y la “Carrera Africana de la Legión en Melilla” ; organiza, junto al Colegio de Arquitectos Técnicos de Melilla, una mesa redonda sobre “La arquitectura fortificada española”, hermanándose con el patrimonio militar y monumental de Verona (2013).

Cuatro años han transcurrido desde la publicación de este artículo de Salvador Gallego Aranda y la Fundación sigue trabajando no solo en materia de conservación y difusión del conocimiento de nuestro patrimonio sino que vela también por una mejor calidad en el día a día del barrio más emblemático de la ciudad. Intenta optimizar recursos para que tanto los vecinos como quienes se acercan a él puedan disfrutar de todo lo que contiene.

Como se ha apuntado al principio de estas líneas, Juan José Imbroda, siendo presidente de la Ciudad Autónoma calificó a la Fundación como un “pequeño ayuntamiento”, y realmente así es. A sus oficinas en el faro acuden los residentes en busca de ayuda para solucionar aquellos problemas que les aquejan. En la medida de lo posible se les asesora, encauzando sus peticiones por la vía que han de seguir para obtener lo solicitado.

En estos últimos tiempos, además del Mercado Renacentista de Carlos V que cada año cosecha mayores éxitos, se han puesto en marcha algunas iniciativas culturales que cuentan con el respaldo y la aprobación de los melillenses. Citar por ejemplo: las visitas teatralizadas y las guiadas nocturnas; las rutas de la Melilla Renacentista y el Sitio de 1774. Todas ellas por los tres primeros recintos fortificados. Al igual que, con motivo del I centenario del faro el pasado año se abrieron las puertas del mismo y desde entonces lo han visitado y han tenido la oportunidad de conocer su historia un gran número de personas.

Fomenta también el conocimiento de la interculturalidad de Melilla, nuestra riqueza más importante. Por ello patrocina la ruta de La Melilla Sefardí organizada por la Asociación Cultural Mem Guimel. Asimismo y en colaboración con el Instituto de las Culturas se han llevado, charlas y actividades para los más pequeños encaminadas al conocimiento de costumbres y tradiciones sobre Navidad y Semana Santa.
Vivimos en una ciudad que apenas supera los doce kilómetros cuadrados pero ha sido, a lo largo de los siglos, asentamiento de diferentes pueblos y culturas que han dejado su impronta en ella.
Nos corresponde a todos cuidar el gran patrimonio que nos ha sido legado y del que nos sentimos tan orgullosos.
Para resumir diremos que, como se recoge en el Anexo I de los Estatutos realizará labores de: a) Investigación y Estudio, b) Protección e Inspección, c) Información y concienciación y d) Fomento y cuidado de Melilla la Vieja.

Actualmente la Fundación además de su página web (www.melillamonumental.es), está presente también en redes sociales: Facebook y Twiter. Además de la información que aparece, pueden ser utilizadas para contactar con sus responsables.

“En esta fecha tan emblemática en la historia de la Fundación Melilla Ciudad Monumental no quiero dejar pasar la oportunidad de agradecer la labor desempeñada por quienes me precedieron al frente de la misma: D. Juan Antonio Zarza, D. José Valles, D. Javier Calderón.

Expresar también mi agradecimiento a la Ciudad Autónoma de Melilla, especialmente a los compañeros con los que he trabajado más directamente por su incondicional apoyo.
Es para mí un inmenso honor presidir esta Entidad y ser la encargada, junto al personal que en ella desarrolla su labor diaria, de velar por la conservación de nuestro patrimonio. Debemos estar muy orgullosos de la riqueza histórica, arquitectónica y cultural de Melilla.

Dar las gracias a todos los melillenses por su apoyo y participación en todas las actividades desarrolladas por la Fundación durante estos dos últimos años.

¡FELIZ CUMPLEAÑOS Y QUE CUMPLA MUCHOS MÁS!”
María Isabel Pintos Mota
Presidenta de la Fundación Melilla Ciudad Monumental

Menú