Relieve del Apóstol Santiago: historia y proceso de restauración

La Capilla de Santiago es, sin duda alguna, uno de los lugares más bellos y emblemáticos de la Vieja Melilla. Ubicada en el primero de los recintos fortificados data de mediados del siglo XVI, siendo el autor de la misma el ingeniero Miguel de Perea, contando con la colaboración del maestro de obras, Sancho de Escalante.

Destacan en este reducido espacio, que antaño fuera de culto, la bóveda gótica de terceletes así como la escultura y relieve del Apóstol.

La Fundación Melilla Ciudad Monumental, atendiendo a lo recogido en sus estatutos (anexo I, apartado D, punto 1) en lo referente al fomento y cuidado de Melilla la Vieja y dado el gran deterioro que presentaba el citado relieve puso en marcha el proceso de restauración del mismo.

La escultora melillense Amaya Martínez Felices ha sido la encargada de llevar a cabo dichos trabajos. A continuación se expone el informe elaborado por la artista:

Informe de restauración del relieve del Apóstol Santiago

Autora: Amaya Martínez Felices

Año de realización: 1965

Año de restauración: 2019

Descripción y estado de conservación:

Se trata de un medio relieve del apóstol Santiago montado a caballo con la espada en posición de ataque. Y cruz como estandarte en la parte superior, posiblemente la imagen pertenezca según la leyenda a la batalla de Clavijo (esta tuvo lugar el 23 de mayo de 844 en las cercanías de dicha población riojana, donde al parecer se apareció Santiago montado sobre un caballo blanco). Una escena que ayudó a dar forma a la identidad nacional durante siglos.

La pieza fue tratada en una intervención reciente pero presenta zonas incompletas como grietas en diversas partes y otras sin terminar con tapados locales en diferentes tipos de pastas y cementos lo que aporta una visión poco homogénea de la superficie de la obra, acentuado por la pátina de color crudo aplicada de forma irregular.

Aparecen agujeros en diferentes zonas, que a la larga provocarán desgastes y pérdidas de material. Una de las alteraciones que más afecta a la pieza es la determinada por la enorme cantidad de humedad; esto se traduce en manchas y lagunas a lo largo de toda la superficie.

Localización

El relieve se encuentra tras la puerta de Santa Ana, en la Capilla dedicada al apóstol bajo la impresionante bóveda gótica.

Según el informe de la anterior restauración: “se restauró el relieve de Santiago reparando los elementos que enmarcan la capilla pintándolos al óleo. Se cerrará con una nueva carpintería de vidrio triple de alta resistencia”.

El promotor de la primera restauración fue Francisco Mir Berlanga en 1965, siendo el autor José Gámez.

Tratamiento

1.- Protección de la obra

En primer lugar se procedió a la protección del relieve mediante plásticos para reparar los elementos que enmarcan la capilla.

2.- Limpieza mecánica

Se procedió a la limpieza mecánica mediante cepillos y cerdas para eliminar toda la arena y los desprendimientos de piedras cemento y otros residuos que había en superficie.

Mediante torno se eliminaron añadidos de otros materiales para igualar las zonas en todos los contornos como capiteles y decoraciones de la hornacina y se pasó a una limpieza química mediante disolventes elegidos tras las catas de limpieza.

3.- Eliminación de repintes, manchas y suciedad superficial

En la superficie se podían ver chorreones de pintura sobre zonas del caballo y diversos puntos del fondo del relieve, probablemente de la pátina que se le puso en la parte superior del arco en alguna intervención anterior.

También aparecían manchas de óxido pertenecientes a los anclajes del cerramiento de vidrio que se eliminaron aunque no en su totalidad mediante disolventes específicos.

4.- Reconstrucción de faltas, grietas y agujeros

A lo largo de toda la superficie del relieve aparecían pequeños agujeros producidos por formación de burbujas de aire en la colocación del material.

Los desgastes por el paso del tiempo y la agresión de agentes externos harían que éstos fueran aumentando de tamaño, por lo que se procedió a sellarlos al igual que las grietas de diferente consideración repartidas por el relieve y demás elementos decorativos.

5.- Tratamiento de humedades

Para devolver el aspecto estético de la pieza y recuperar las zonas perdidas se determinó la utilización de mortero de cal. Ya que la eliminación de la humedad en esta zona es imposible tanto por su localización en exterior como por la propia de los muros de piedra; se optó por un material que dejara respirar al muro y expulsar la humedad.

6.- Devolver a la pieza una superficie homogénea.

Algunos elementos se encontraban poco estables por lo que se procedió a rellenar inyectando con adhesivo grietas de diferente consideración; más tarde se cubrió con masilla y se reintegro con pátinas de color piedra natural.

7.- Reintegración de lagunas.

Una vez colocado el mortero de cal y rellenadas todas las lagunas se llevó a cabo la reintegración mediante tinta neutra en toda la superficie. El material utilizado fue al agua para su fácil eliminación en caso necesario y para que no afectara al mortero de cal.

Otra de las alteraciones fue la producida por desgaste en las columnas, con la pérdida de material en algunas zonas que también fueron retocadas con pintura al agua.

8.- Protección de las piezas.

Se protegió el relieve mediante un barniz especial acorde a los materiales utilizados y en el caso de las columnas se empleó cera para homogeneizar la superficie en cuestión de brillos.

9.- Propuesta de mantenimiento

Se aconseja realizar controles periódicos para ver la evolución de los materiales, y como afecta en ellos la humedad. Sería conveniente colocar un cristal de protección con mecanismo de apertura para mantenimiento de la misma. El original se conserva en buen estado aunque sería necesario un tratamiento de limpieza y que los anclajes fueran cambiados para no propiciar la oxidación en la piedra.

Las luces deberían instalarse en la zona baja pero evitando taladrar de nuevo la superficie ya que se encontraba en un estado poco aconsejable. Habría que cambiar el temporizador de las luces ya que a mi parecer se enciende en horario de cierre cuando no hay acceso al público.

Por último y ya que la condensación de agua es muy alta podría colocarse gel de sílice en su interior para intentar paliar un poco las posibles alteraciones.

Menú