Conociendo nuestro patrimonio Cámara de Comercio (II)

La fecha exacta de la finalización del edificio no la conocemos realmente: sólo queda reseñado “A las diez y media de la mañana del domingo diecisiete de enero de mil novecientos quince, hora y día señalados en la convocatoria, se constituyó esta Cámara Oficial […] en Asamblea General Ordinaria, en el salón de actos del nuevo edificio de la misma. Éste será asegurado en la compañía “La Unión y el Fénix Español” en la cantidad de 65.000 pesetas.

En cuanto a la fecha de la inauguración “Por unanimidad se acordó fijar el día 25 de julio para celebrar el acto de la inauguración y entrega el edificio..

Será, pues la citada jornada “por ser ésta en el que se conmemora la fiesta del apóstol Santiago Patrón de España, cuando tenga lugar la inauguración de la sede social de la Cámara Oficial de Comercio de Melilla “única de las de su clase en España que posee domicilio social propio”.

En ella, al término de los discursos programados “tuvo lugar la entrega de un artístico pergamino” con el que premia la Cámara al Arquitecto D. Enrique Nieto, como recuerdo de su noble desprendimiento. “

¿Cuáles eran las características del edificio en la fecha de la inauguración?

“Se ha construido […] sobre un solar de 405 metros cuadrados, emplazado en la calle Cervantes del Barrio Reina Victoria […] El edificio consta de dos pisos y tiene dos fachadas.

La principal está orientada al Este, mide 225 metros de longitud. La ornamentación de las fachadas corresponde al estilo imperio modernizado. Amplias pilastras, de la altura total de edificio, dividen en distintos entrepaños las fachadas, dejando magníficos ventanales, cuyo vano separa elegante pilar decorativo.

Los ventanales van rematados por un dintel ornamentado, de exquisito gusto. El vano central es mayor que los laterales, en él se halla colocado la puerta de acceso al edificio, decorada con un escudo simbólico de la Industria, Navegación y Comercio.

Descansa sobre la puerta un gran balcón, de tres huecos, señalados por dos pilares ornamentados. Sobre él y formando el remate superior del edificio hay un coronamiento, bajo el que se destaca detallado escudo de la Humanitaria y Valerosa ciudad de Melilla, orlado con guirnaldas decorativas.

Una pequeña cornisa que se va entregando en las grandes pilastras remata el resto de la edificación. Como formando pretil de azotea se ven unas barandillas de hierro (hoy desaparecidas) del mismo tipo ornamental que el esto de la construcción.

El aspecto del edificio, es severo, elegante, de perfectas armonías […] una de las edificaciones más vistosas de la ciudad. En la fachada principal, sobre el escudo de Melilla, lleva en grandes caracteres una leyenda que dice “Cámara de Comercio”.

Un amplio vestíbulo, separado por una gran cancela de cristales, de entrada a la parte baja, donde se hayan las siguientes instalaciones:

• Museo Comercial

• Clases Comerciales

• Secretaría

Un patio central en el que se desarrolla una gran escalera de mármol que conduce a la planta alta. Ésta tiene la siguiente división:

• Salón de actos

• Biblioteca

• Presidencia

• Dependencias de servicio y W.C.

• Una escalera de caracol, lleva a la parte superior del edificio, en donde se han construido habitaciones para vivienda del conserje.

Cumple hacer constar […] los obsequios recibidos para el adorno del edificio de la Cámara. Son estos; la hermosa farola de la gran escalera de acceso al piso central, dibujada por D. Enrique Nieto y ejecutada en hierro fundido en los talleres de la Compañía Minera del Norte de Africano, que es la que hizo el donativo y los Juegos de vidrieras artísticas de la Biblioteca y Presidencia, correspondientes a la escalera principal, donados a la Cámara por el Excmo, Señor don Basilio Paraiso.

El edificio construido por la Cámara de Comercio de Melilla, edificio atrayente por sus condiciones materiales, es de alabar aún más, por la economía casi inverosímil con que ha sido rematado.” (José Zalueta. Diputado a Cortes.1915).

Inauguración del edificio en la prensa

En la edición del lunes 26 de julio de 1915, El Telegrama del Rif daba buena cuenta de lo acontecido la noche anterior:

“En la Cámara de Comercio. El Museo Comercial

Los concurrentes

Según habíamos anunciado, anoche a las diez tuvo lugar la inauguración del hermoso edificio que en la calle Cervantes tiene construido para sus fines la Cámara Oficial de Comercio, Industria y Navegación de Melilla.

A dicha hora los locales de la Cámara estaban animadísimos, viéndose en ellos la mayoría de los socios de dicha corporación oficial presididos por la Junta Directiva.

Asistieron, correspondiendo a la invitación de la Cámara, los excelentísimos señores Comandante General don Luis Aizpuru y General Presidente de la Junta de Arbitrios don Domingo Arráiz de la Conderena, con sus ayudantes Comandantes Castrodeza y Gil…

El acto

En el gran salón, cuya escalera de acceso estaba adornada con bellas plantas, y en el que se vía el hermoso retrato de Su Majestad, con el uniforme de húsares, ha pintado al óleo el inspirado artista D. Saul Cabrera, se constituyó la presidencia por el General Aizpuru, que tenía su derecha al Comandante de Marina señor Espinosa, a don Pablo Vallescá y a don Luis Fernández de Castro y a su izquierda al General Arraiz y al vicepresidente de la Cámara don Ramón Varea, ocupando los sillones de estrado los miembros de la Junta directiva.

El señor Vallescá, , presidente de la Corporación, manifestó que estando enfermo el Secretario General don Rafael Fernández de Castro, le iba a sustituir su hermano don Luis, en la lectura de la Memoria que aquel redactó y las adhesiones recibidas, que eran del Director General de Indusria y Comercio y señores Villanueva, (Callejón), Lacierva, Sánchez, Toca, Rivas (D. Natalio) Vicenti, Francos Rodríguez, Huelin, Presidente de la Cámara de Comercio de Málaga, Cano, Baños, López Sanz, Espinosa y Méndez Turner.

El señor Vallescá pronunció un breve discurso, manifestando su honda gratitud hacia el Comandante General, General Presidente de la Junta de Arbitrios y a cuantos han contribuido a la obra de la Cámara de Comercio.

Añadió que era un día solemne que marcará etapa en la vida de la Corporación. Hace constar que la Cámara desde el primer momento pensó en construir un edificio, pero no habría podido realizar sus deseo, sin la ayuda del Gobierno y de altas personalidades.

Hace referencia a las subvenciones que ha disfrutado la Cámara, las cuales unidas al criterio económico, que siempre mantuvo, ha dado por resultado la inauguración de su centro social, consignando el hecho de que es la única Cámara que tiene edificio propio.

Habla de las clases de enseñanza mercantil, establecidas por la Cámara, y de la instalación de un museo comercial, destinado a ser un órgano activo de propaganda de los productos nacionales.

Alude a la lucha mercantil que Melilla ha de sostener y sostiene, y solicita en ella el apoyo de todos, incluso de la Prensa, que confía no ha de faltarle.

Expone sus esperanzas de llegar a nacionalizar este mercado, y considera necesario que el Gobierno dicte medidas protectoras y que los particulares laboren en la obra.

Dedica un recuerdo a las personas que han favorecido a la Cámara: Villanueva, Romanones, Prieto, Palomo, Gasset, Lacierva, García Prieto, Sánchez Guerra, Vicente Labra, Zorita, Serrano y Ruiz Márquez.

Termina cantando un himno a Melilla, y llamando al patriotismo de todos para la defensa de los intereses nacionales en África.

Terminado el discurso que fue muy aplaudido, don Luis Fernández de Castro, dio lectura a la memoria, que es muy luminosa y en la que se hace la historia de la Cámara, de las vicisitudes porque ha pasado, y de la labor por ella llevada a cabo…”

Tras las intervenciones del Comandante General y del Presidente de la Junta de Arbitrios, se reconoció la labor del arquitecto:

“Acto seguido, hizo entrega al Arquitecto don Enrique Nieto, autor de los planos y director de las obras de la Cámara, de un precioso pergamino en el que consta el reconocimiento de aquella por haber hecho gratuitamente todos sus trabajos.

El Sr. Nieto pronunció sentidas palabras de gracias, manifestando que su deseo y su esperanza, son que la Cámara le honre de nuevo con otro encargo para ampliación del edificio construido, lo cual indicará marcha próspera.

Terminado el acto los concurrentes pasaron al Museo Comercial, cuyas instalaciones recorrieron.

[Bibliografía: Salvador Gallego Aranda. Enrique Nieto. Un paseo por su arquitectura. Fundación Melilla Ciudad Monumental.2010.

Salvador Gallego Aranda. Cámara de Comercio de Melilla. Centenario de su Sede Social (1915-2015).Fundación Melilla Ciudad Monumental.2016]

Menú