Conociendo nuestro patrimonio Banco de España

El edificio que durante más de seis décadas albergó las instalaciones del Banco de España se halla en la plaza del mismo nombre. Con anterioridad estuvo ubicado en una céntrica calle de la ciudad.

Sobre los bancos en Melilla escribe el doctor en Historia y Cronista Oficial de la Ciudad , Antonio Bravo Nieto:

“Muchas de las intervenciones que se llevaron a cabo en los ensanches melillenses para erigir establecimientos bancarios, fueron bastante agresivas con los edificios donde se ubicaban.

Tal vez las únicas excepciones las representaron el edificio del Banco de Bilbao y el del Banco de España. El primero es una casa característica del ensanche de Reina Victoria, proyectada por Enrique Nieto en la segunda mitad de los años veinte, en cuyos pisos inferiores se ubicaban estas instalaciones financieras.

El Banco de España, es un magno edificio que Juan de Zavala y Lafora proyecta en julio de 1935, pero que la guerra civil aparca hasta que se inicia su construcción en 1943; se trataba de un bloque exento, pensado completamente como banco, con todas sus instalaciones nucleadas en torno a un patio central.

De los inicios de esta entidad en la ciudad de Melilla sabemos gracias a lo publicado en El Telegrama del Rif. Se reproduce a continuación la noticia aparecida en la edición del viernes 21 de febrero de 1913:

“El Banco de España en Melilla. La sucursal

Desde hace muchos años, venía siendo anhelo de cuantos trabajaban en pro de los intereses nacionales en Marruecos, la apertura de sucursales del primer establecimiento de crédito.

Por lo que a Melilla tocaba, fue constante y general deseo una representación del Banco de España y El Telegrama del Rif abogó por ella en repetidas ocasiones, dedicando al asunto artículos y sueltos.

Al fin el deseo se ha convertido en realidad, pues el lunes, 24 del actual abrirá sus puertas la sucursal instalada en la calle de Canalejas núm. 14 [actual Ejército Español]

Cuando el Consejo de Gobierno reconoció la necesidad de que por la marcha de los acontecimientos tuviese el Banco de España representación en Melilla, envió a dos competentísimos funcionarios con el encargo de instalar las oficinas: D. Romualdo Novillo y D. Manuel Sanz.

No fue tarea fácil el hallazgo de locales adecuados, pues no había edificios disponibles y al fin fue preciso pensar en una casa cuyos cimientos apenas estaban construidos, con lo que se produjo el consiguiente retraso.

Mientras proseguía la edificación, los comisionados orientaron la distribución de la planta baja de la casa a fin de lograr la mayor comodidad posible para el público, dirigiendo los trabajos de construcción del departamento-caja y atendiendo en fin a los múltiples detalles que un establecimiento de esa clase exige.

Hemos tenido el gusto de ver los locales de la sucursal, y la instalación nada deja que desear; situada en punto céntrico, todo ha sido previsto en ella por los señores Novillo, Sanz y Montero, que se han hecho acreedores al elogio.

El personal

He aquí la relación del personal que tendrá a su cargo los servicios en la sucursal:

Director, D. Romualdo Novillo y Festrell.

Interventor, D. Francisco Montero Alsina.

Cajero, D. Manuel Sanz y Saenz.

Secretario, D. José Díez de la Guardia.

Oficiales, D. Alberto Ramírez Orchells y D. José Vega-Cagigas y Eguía.

El consignatario de la Compañía de Correos de África, D. Ramiro Santamaría, ha sido nombrado Consejero administrador de la sucursal.

Esta cuenta, como es consiguiente, además, con el personal subalterno de caja, portería y ordenanzas.”

En el mismo medio escrito y con fecha de 19 de julio de 1944 se publicaba la inauguración del nuevo edificio ubicado en la plaza de España:

“La sucursal del Banco de España

Hoy se abren las puertas del nuevo edificio levantado por el Banco de España para las operaciones de la Sucursal de Melilla.

El lugar céntrico de su emplazamiento en la Plaza de España y la espléndida y suntuosa instalación dan prestancia en este balcón africano a la entidad bancaria que lleva el título y la acción de España en la economía nacional.

La instalación interior, en la planta baja amplia, cómoda y señorial, comprende tanto los servicios al público como los despachos del personal de Dirección, Intervención y Caja, nada dejan que desear.

La caja de metálico y valores, y otros servicios de orden interior se hallan en el sótano que comprende todo el espacio del edificio con su ascensor, que más que sótano, resulta un gran piso bajo guardados los valores en una caja de la más moderna fabricación y de la mayor garantía de seguridad.

Los pisos altos corresponden a viviendas de personal directivo y subalterno, que reglamentariamente han de habitar en la misma dependencia del Banco. Cuenta con un buen servicio de calefacción y no le falta el menor detalle en todo su equipo de luz y mobiliario.

Es una obra de realce para la primera entidad bancaria de España en esta Plaza de Soberanía antesala de nuestro Protectorado en la Región Oriental…”

En el año de inauguración era director de la sucursal D. Francisco Gómez de Travecedo; secretario D. Fernando Arriaga Arnal e interventor D. José Díaz de la Guardia y González.

Con anterioridad figuraban en plantilla: como auxiliar de caja D. Fabián Vizcaíno Epela; cajero D. Arturo Rioja Manzanos; empleado D. Joaquín Rueda Madonell y consejero de la sucursal D. Francisco Caballero López.

El Banco de España cerraba definitivamente su puertas como entidad financiera en 2011 para ser utilizado por el Ministerio de Defensa, albergando actualmente la Clínica Militar Doctor Pagés.

[Bibliografía: Antonio Bravo Nieto. La construcción de una ciudad europea en el contexto norteafricano. Ciudad Autónoma de Melilla.1997]

Menú