Conociendo nuestro patrimonio Falsabraga

En el Diccionario Militar publicado en Madrid en 1863 elaborado por un capitán retirado cuyas iniciales responden a J.D´W.N. da la siguiente definición de falsabraga:

“En los tiempos antiguos lo mismo que barbacana. En la fortificación antigua, antemuro bajo o segundo recinto de una plaza de armas, destinado a defender la muralla principal.

Formaba un espacio cuatro o cinco toesas a nivel de la campaña, del lado y cerca de la escarpa, abierto hacia aquella con un parapeto para defender el paso del foso con el fuego de la artillería, que saliendo de un sitio menos elevado que la muralla estaba más resguardado de los tiros enemigos y barría el foso en todas direcciones.

También se llamaba así a un baluarte plano que se levantaba en el centro de una cortina demasiado extensa para hacer menos defectuosa su longitud. Solía estar separado de la cortina por un foso, y en este caso era equivalente a una media luna con flancos o a un baluarte destacado.

Ya no está en uso la falsabraga, pues a causa de los escombros y tierra que el cañón enemigo hacía desprenderse de la muralla, los defensores tenían que abandonar esta clase de defensa.

En 1999 se publicaba Melilla la Vieja. Plan Especial de los Cuatro Recintos Fortificados, en ella sus autores hacía alusión a este elemento de fortificación:

“Por delante de la cortina que une los baluartes de San José Bajo y San Fernando, se construyó una falsabraga. Obra de origen holandés, se hizo entre 1721 y 1722, a cargo del ingeniero Juan Martín Zermeño.

En 1764, la Falsabraga tenía un parapeto atronerado que defendía su foso y camino cubierto, y nueve años después el ingeniero Juan Caballero dictaminaba que debía habilitarse la poterna entre San José Bajo y San Fernando por debajo de la Falsabraga, para facilitar la comunicación al foso.

A finales del siglo XIX se rehabilitó la Falsabraga como edificio militar que, en 1903, albergaba las dependencias del Batallón Disciplinario. Se le adosaron por entonces cuartos en cada extremo de su parte superior que, a pesar de la restauración efectuada en 1956-1957 a cargo del arquitecto Guillermo García Pascual, persisten hoy día, afeando los lienzos colindantes.

Sobre la puerta del túnel de acceso al Hornabeque hay un escudo originario del interior de una bóveda del cuartel de San Fernando, y que fue colocado en este lugar con fines decorativos.”

En la obra titulada Melilla la Vieja en su heráldica, aparece mencionado este escudo:

“Es un escudo contemporáneo de los dos anteriores [uno de ellos de Felipe V], corresponde también al gobernador Alonso de Guevara Vasconcellos.

El ingeniero Juan Martín Zermeño construyó todo el perímetro abaluartado del Tercer Recinto a partir de 1721, correspondiente a una cortina con cinco cañoneras y encima un cuartel de cinco bóvedas destinadas para los Bombarderos y que ocupaba la mitad de la cortina.

En este cuartel estuvo situado originalmente el escudo del que nos ocupamos, pero posteriormente fue trasladado a la parte superior de la puerta de comunicación al foso del Hornabeque [túnel de San Fernando], para que estuviese en sitio más visible.

Sobre el arco que da entrada a este foso, campea este blasón cuartelado, que presenta cinco bandas en el primer cuartel (campo cotizado), castillo rematado por un águila en el segundo y tercer, y cinco pamelas dispuestas en sotuer (en aspa) en el cuarto.

Los timbres de este blasón son muy vistosos, presentando una coronación que actualmente ha desaparecido aunque en alguna fotografía antigua podemos ver que se trataba de un yelmo.

En la base tiene una serie de ornamentaciones de hojas carnosas y varias banderas y lanzas postradas a su pies con medias lunas y estrellas, entre dos cañones.”

Bajo el escudo una placa rectangular en la que se puede leer la siguiente inscripción:

“REINANDO EN ESPA, D PHELIPE V

Y SIENDO GOVOR DESTA PLAZA EL

CORL DE YNFRIA D ALSO DE GUEVARA VAS

CONCELS SE EMPZO ESTA OBRA EN 2 DE HRO

DE 1722”

[Bibliografía: Antonio Bravo Nieto, Salvador Moreno Peralta, Jesús Miguel Sáez Cazorla. Melilla la Vieja. Plan Especial de los Cuatro Recintos Fortificados. Ciudad Autónoma de Melilla. 1999

Antonio Bravo Nieto. Miguel Martínez Duarte. Melilla la Vieja en su heráldica. Una propuesta didáctica para el descubrimiento de la ciudad. Ciudad Autónoma de Melilla.]

Menú